Helados con “alma” arriesgada

0

Cada franquicia de Helados Moyo tiene un costo de 1 millón de pesos y un retorno de inversión a 24 meses

El paladar mexicano cada vez es más exquisito al momento de distinguir sabores, es exigente y tiene buen gusto; bajo este entendido creámos Helados Moyo, una franquicia de helados de yogurt elaborados con ingredientes orgánicos, fruta natural, sin grasas, cuenta Frederic Mousalli, socio y director de la empresa.

La idea es incentivar al consumidor a probar cosas nuevas, con el fin de que pueda comparar y elegir lo mejor del mercado. “Cuando nos prueben sabrán que hay una distancia enorme entre nuestro producto y el de la competencia”.

La receta para preparar el helado fue hecha por Anton Boyanca, un búlgaro que partió del proceso tradicional y artesanal usado en los Balcanes y lo trajo a México; sin embargo, comenta Frederic, “nuestro secreto es haber tropicalizado el producto”.

De acuerdo con el director de la firma el consumo per cápita de yogurt en México es de 0.8 litros al año, contra 14 en Estados Unidos. Es un mercado que aún puede crecer gracias a la oferta de productos ricos en sabor y calidad.

En la actualidad, la marca cuenta con 20 franquicias propias ubicadas en el Distrito Federal, 40 en el interior de la República Mexicana y 7 más en Costa Rica. El directivo prevé que continuarán creciendo. El gran reto es ganar presencia y cautivar por completo a los paladares nacionales.

La franquicia tiene un costo de 1 millón de pesos con un retorno de inversión en 24 meses; otorga capacitación, distribución de materia prima, proveedores y asesoría en redes sociales.

“Emprender una empresa es un riesgo; se trata de acostumbrarse a vivir día con día en la raya”; para Mousalli los emprendedores deben arriesgarse, innovar y sorprender.