Mezcal, elixir para quienes arriesgan

0

Guendá es una línea premiun cuyo proceso de elaboración retoma una técnica atesanal oaxaqueña

El mezcal artesanal es un bebida cada vez más popular entre los consumidores mexicanos, si bien aún le falta mucho por recorrer, su avance en el mercado cada vez es más certero y convincente. Aunque hoy en día, muchos prefieren cerveza o vino tinto, otros le pierden el miedo, se atreven a probarlo y se dejan cautivar.

Para el Consejo Regulador del Mezcal (CRM), el reto inicial es promover el gusto por la bebida. Es ahí donde juegan un papel importante los emprendedores que trabajan con este producto, sobre todo los que desarrollan mezcales artesanales.

Más que producir un mercado volumétrico, el consejo busca que éste se torne gourmet, con el fin de conquistar paladares exigentes. “Queremos posicionarnos como una bebida de degustación, de sabores y que le reconozcan como un elixir de lujo”, aseguró el presidente del organismo, Hipócrates Nolasco Cancino.

Por lo que “la evangelización del consumidor en torno al elixir es esencial, pues lamentablemente existe un desconocimiento muy grande de lo que es; además de la mala calidad de la etiqueta”, afirma Daniel Angeles, director ejecutivo de Casa Angeles, empresa mexicana que nace en 2010 incubada en el Centro Nacional de Apoyo a la Pequeña y Mediana Empresa (Cenapyme) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Casa Angeles es una empresa comercializadora de bebidas alcohólicas cuya filosofía además de ofrecer productos de calidad, es conservar las tradiciones del país, a través del sentido de pertenencia y fomentar el comercio justo.

“Para todo mal un mezcal; para todo bien, también”

Así nace Mezcal Guendá, línea de mezcal premium y uno de los primeros productos que comercializan. La estrategia de marca es “evangelizar” a sus consumidores, trabajar en redes sociales para informar y despertar la curiosidad de las personas.

“Es más que un concepto, es un estilo de vida, donde la innovación se convierte en tendencia, creando momentos compartidos únicos e irrepetibles; estamos seguros que si ‘Hoy se abre, hoy se acaba’”.

Daniel Angeles reconoce, sin embargo que la mejor estrategia es la recomendación; “lo que va de boca en boca”. Por ello, su principal objetivo es crear un mezcal de primer nivel.

Guendá es una línea de mezcales abocados con cítricos como lima y mandarina, 100% agave espadin, producido y envasado. El avocante es natural y cumple la denominación de origen; elaborado sin “ningún tipo de material sintético, todo es natural. Y se puede certificar”.

El mezcal que se produce en nuestro país es, en su mayoría, de carácter artesanal. Es decir, se ocupan técnicas ancestrales originarias de Santiago Matatlán, Oaxaca.

Somos, cuenta Daniel “la cuarta generación de una familia productora” y aunque “existen algunas empresas que lo fabrican de manera industrial, los atributos sensoriales no son los mismos. Los mezcales artesanales tienen un cúmulo amplio de sabores muy peculiares”.

Guendá es todo un concepto, no se limita al líquido. Su empaque es ecológico, elaborado con material reciclado y la etiqueta, además de ser una impresión en serigrafía, es una obra de autor.

El mezcal, en especial por su elaboración “está muy vinculado con la cultura de las comunidades y en la medida que aumenten las ventas tanto en el mercado interno como externo, se ayudará a incrementar calidad de vida de las mismas”, dijo Nolasco Cancino durante su visita a la embajada de México en Bogotá.

Para Casa Angeles “contribuir con la generación de empleos, no es tan fácil, pero se va contagiando”. Actualmente, con su producción de mil unidades mensuales, es decir, 750 litros, generan entre 25 y 30 empleos indirectos.

Hoy tienen presencia en mezcalerías y restaurantes gourmet de Polanco y San Ángel en la Ciudad de México, pero ya hay planes de exportación para el 2015 a Japón, Unión Europea y Asia.

“El año que entra tenemos que estar exportando. Sin descuidar el mercado nacional”, concluyó Angeles.