Proveedores, elige sólo a los mejores

0

La eficiencia y confianza serán dos características que deben estar presentes en todos tus proveedores

Contar con un buen stock, además de depender del control de inventario en una empresa, tiene que ver con la cadena de proveeduría. Por ello, si vas a comenzar a solicitar servicios de terceros para cubrir tus necesidades de productos o servicios, debes rodearte sólo de los mejores, ¿cómo lograrlo?, sigue leyendo.

1. Identifica el proveedor que necesitas

En materia de proveeduría podemos hablar de tres tipos:

  • De servicios. Como su nombre lo dice, este tipo de proveedor no te ofrecerá materiales, sino que dotará a tu empresa de aquellos servicios que permitan el buen funcionamiento de la misma, por ejemplo, internet, línea telefónica, gas, entre otros.
  • De recursos. Cubrirían las necesidades económicas de tu empresa, podríamos hablar de instituciones financieras como bancos, sofipos, o sofomes.
  • De productos. Estos serán quienes te surtan de productos tangibles.

2. Haz una búsqueda exhaustiva

Procura no irte con la primera opción, busca a través de diversos medios aquellas empresas de proveeduría que se adapten a tus necesidades considera aspectos como el costo, la ubicación y sobre todo, compara.

3. Solicita la visita de un asesor

Aunque actualmente encontramos en internet información completa sobre las empresas, no está por demás contactar a varios proveedores y solicitar una visita de sus asesores comerciales, esto te ayudará a analizar aspectos como la formalidad y además, podrás resolver dudas que te surjan al momento.

4. Precio y distancia

Aunque estos aspectos no necesariamente tienen que ir juntos, hay que considerarlos. En el caso del proveedor de productos si la empresa está muy lejos de tu ubicación, pregunta si no hay cobros extra por la distancia e incluso, los tiempos para realizar la misma.

5. Confianza y eficiencia

Una vez que hayas contratado los servicios, te sugerimos que un par de meses después avalúes si realmente te dan un buen servicio o todo lo contrario. Recuerda que en ningún momento debes bajar la calidad pues tus clientes se darán cuenta de ello y podrías perderlos.