Home Office, el desafío del año 2020

0

El desafío de las empresas con los trabajadores que realizan home office, es lograr que éstos se sientan parte de la empresa y sobre todo, que se logre compaginar la vida personal y laboral

El home office no es una práctica que recién inicia, sino que actualmente se acentuó por la crisis sanitaria mundial por el Covid-19. Las empresas se vieron obligadas o a detener sus actividades cambiar sus formas de atención y operación o comenzar a implementar el trabajo remoto.

Sin embargo, una investigación del MIT Sloan señala que existen algunos desafíos que se tienen que sortear para que el home office realmente sea efectivo tanto para los trabajadores como para las empresas.

Equilibrio entre trabajo y vida

Integrar la vida laboral y personal, así como establecer límites es un problema muy común en el trabajo remoto.

Incluso, erróneamente se llega a pensar que al estar trabajando desde casa, hay más tiempo para realizar actividades, pero eso no es así. Los trabajadores a menudo se encuentran trabajando más horas y luchando por ganar tiempo para su vida personal.

Por ello, las empresas pueden realizar las siguientes acciones:

  • Establecer el tono de las normas de trabajo.
  • Priorizar las tareas de los empleados.
  • Reconocer la naturaleza única del trabajo a distancia. Requiere comunicación frecuente y variada administración de tiempo más intensa.

Superar el aislamiento que provoca el lugar de trabajo

Los empleados a distancia desarrollan percepciones de aislamiento cuando perciben la falta de apoyo de los compañeros de trabajo y de sus jefes. Esto se podría enfrentar si desde las empresas se realiza lo siguiente:

  • Reportarse informalmente. Las charlas informales permiten dar y recibir sin hacer que el trabajador remoto sea consciente de sí mismo.
  • Promover interacción social entre los miembros del equipo.
  • Fomentar el emparejamiento y la tutoría de los empleados.
  • Facilitar la entrada a nuevos empleados. Los jefes deben alentar a los miembros del equipo a dar la bienvenida al nuevo trabajador.

Compensar la falta de comunicación cara a cara

Con el trabajo a distancia, el modo principal de comunicación es electrónico, esto contribuye a sentimientos de aislamiento. En el estudio, los empleados en casa notaron que la comunicación remota lleva más tiempo y requiere más explicación debido a las señales faltantes.

Las empresas deben habilitar y promover oportunidades para la comunicación cara a cara y tomar medidas para ayudar a los empleados a distancia a enfrentar los desafíos de la comunicación virtual, siguiendo los siguientes pasos:

  • Arreglar juntas cara a cara con los empleados.
  • Usar tecnología de manera informal. Por ejemplo, en lugar de comenzar las reuniones con elementos formales de la agenda, los jefes pueden comenzar con una discusión más informal sobre noticias personales y familiares e intercambiar información de la compañía.

La obtención de beneficios del nuevo entorno requerirá que las empresas desarrollen una mejor comprensión de aquello que los trabajadores remotos necesitan para establecer límites saludables entre el hogar y el trabajo, comunicarse con los jefes y compañeros de trabajo y sentirse motivados y valorados profesionalmente.