Inteligencia emocional en tiempos de crisis

0

Un buen líder debe orientar a su equipo de trabajo para obtener resultados positivos sin importar el entorno

Olivia Aguayo
Directora general de Zarzuela Comunicación

Para cualquier persona basta con escuchar las noticias, entrar a redes sociales u oír los comentarios de sus colegas para sentirse deprimido, con miedo y sin esperanza. Por lo que debe ser prioridad para los directivos de cada organización, plantear un plan de apoyo para los empleados con conflictos emocionales, a raíz de la epidemia y la recesión económica; con la finalidad de evitar inestabilidad y, por ende, baja productividad laboral.

Una buena herramienta para lograrlo es hacer uso de la inteligencia emocional, un término popularizado por Daniel Goleman en 1995 y que se define como la capacidad para reconocer sentimientos propios y ajenos y la habilidad para manejarlos.

¿Qué tan inteligente eres?

El psicólogo estadounidense define a una persona inteligente emocionalmente como aquella que preserva su empeño a pesar de las frustraciones; sabe cómo regular sus estados de ánimo y controlar sus impulsos. Características que un buen líder debe tener para poder transmitir confianza.

De acuerdo con el estudio Felicidad y lealtad en el trabajo realizado por la consultora Kelly Services, 45% de los encuestados aseguró que el ambiente laboral es uno de los principales factores para mejorar su desempeño; sin dejar de lado elementos como: sueldo, prestaciones, esquemas flexibles o tener un buen líder.

Por lo que es trascendental que, en momentos de incertidumbre, se tenga un discurso generalizado entre los directivos para poder proporcionar estabilidad a sus empleados, basado en información oficial que pueda ayudar a entender los cambios por los que pasa la empresa.

Entre los puntos más importantes que pueden ayudar se encuentran: el autoconocimiento y la autorregulación; que no son otra cosa que reconocer tus estados de ánimo y emociones para evitar conflictos.

Motivación y empatía

La motivación que es la determinación de luchar por objetivos, misma que un líder debe compartir con su equipo de trabajo, proporcionando un ejemplo de energía y perseverancia. El siguiente aspecto es la empatía que no es otra cosa que ponerse en los zapatos del otro para entender sus necesidades, miedos y opiniones.

Este tema en trascendental en momentos de crisis, ya que debemos mantener una estrecha comunicación con todos los que forman parte del equipo para conocer sus sentimientos y hacerles sentir que te identificas con sus problemas y que no están solos.

El último punto que todo líder debe tener es habilidades sociales que le ayuden a establecer buenas relaciones gracias a la comunicación efectiva que permite llegar a acuerdos y la humildad para reconocer que no siempre se tiene la razón.