Balanceo de líneas, teoría matemática compatible para negocios

0

Esta teoría matemática puede aplicarse a los procesos de negocio, desde la venta hasta la cobranza, para identificar “cuellos de botella”

Las personas que hayan estudiado ingeniería podrán recordar el concepto de balanceos de línea o de procesos. Consiste en equilibrar la carga de trabajo a lo largo de todo el proceso de producción para remover los “cuellos de botella” y eliminar los excesos de capacidad.

Una limitante en el proceso genera tiempos de espera, costos extras y rezagos.

Lo interesante de esta teoría de balanceo de líneas de producción, usualmente aplicada para equilibrar los procesos industriales dentro de las plantas, es que se puede aplicar al proceso de negocio para lograr balancear todo el proceso desde la venta hasta la cobranza.

Comienza con un primer paso de publicidad o promoción, para luego dar paso a la venta, producción, distribución y cobranza, completando el ciclo. Se puede emplear para balancear desde la venta hasta la cobranza.

Para ello, primero se requiere llevar a cabo un análisis de los procesos en el negocio, es decir, determinar en qué punto comienza a generar dinero y en qué punto termina. También se debe realizar un análisis de los subprocesos. De este modo, luego de tener identificados los procesos y subprocesos del negocio, se deben establecer métricas para cada uno de los subprocesos.

Después de asignar métricas a todos los procesos y subprocesos es necesario expresarlos en los mismos términos, es decir, cambiar las métricas establecidas a alguna que sea universal dentro de todos los procesos. Lo más usual es hacerlo con nuestro producto o servicio, por pieza o por hora de servicio.

Todo ello nos ayudará a identificar cuellos de botella y procesos limitantes, es decir, aquellos que mejorando su capacidad aumentan el rendimiento de todo el desarrollo o en este caso el del negocio.

Muchas veces invertimos para acrecentar la marcha del negocio sin notar resultados a nivel global. La razón puede ser que mejoramos actividades que no necesitaban arreglo y seguimos con limitantes que no permiten el avance del negocio.

Finalmente, tendremos que incrementar o mejorar aquellas actividades que no nos permiten crecer y reducir las actividades donde tenemos una capacidad excesiva.

MIGUEL LAVALLE GARZA