Ver ediciones digitales
Compartir

Economía y Negocios

BBVA México estima contracción económica de 4.5%

Por: María Fernanda Hernández 25 Mar 2020

Gobierno federal debe hacer una reasignación de recursos destinados para el Tren Maya, el aeropuerto de Santa Lucía y la refinería Dos Bocas.  Carlos Serrano, […]


BBVA México estima contracción económica de 4.5%
PUBLICIDAD

Gobierno federal debe hacer una reasignación de recursos destinados para el Tren Maya, el aeropuerto de Santa Lucía y la refinería Dos Bocas. 

Carlos Serrano, economista en jefe de BBVA México, aseguró que la institución financiera estima una contracción del 4.5% para este 2020 con un fuerte sesgo a la baja si se continua postergando la implementación de medidas para combatir el contagio del Covid-19.

En conferencia de prensa, señaló que se espera una recesión económica, no solo en México sino a nivel mundial. En ese sentido, declaró que aún no se sabe qué tan profunda será y qué tanto durará, pues la incertidumbre se encuentra en cómo progresará la pandemia, qué medidas de contagio se tomarán, su efectividad y el tiempo que necesitarán los sistemas de salud para desarrollar una vacuna.

Por ello, reiteró que si se toman rápido las medidas de contención agresivas, la probabilidad de que los efectos económicos duren poco aumentará.

Remesas, entre las más afectadas

Debido al freno de consumo por el cierre económico temporal  y su lenta recuperación, la pérdida de empleos será inevitable. Al respecto, el experto mencionó que habrá un desplome en las remesas debido al desempleo de Estados Unidos. Si bien en estos momentos el porcentaje de desempleo en ese país se encuentra en 3.5%, se estima que alcanzará el 9 o 10 por ciento.

Además, enfatizó que la caída podría ser más intensa que durante la crisis del 2008-09. En ese entonces, las remesas presentaron una caída del 30 por ciento.

Manufactura y sectores

Por otro lado, Serrano destacó que por el lado de la oferta, el desplome de la demanda de Estados Unidos junto con las disrupciones en la cadena de valor provocarán caídas en la producción manufacturera. Por ello, se estima que la producción industrial presente fuertes caídas.

En cuanto a la construcción, ésta presentará un freno por las medidas de contención del contagio y por los efectos negativos en las finanzas de las familias. Ello se traducirá en un desplome temporal en el sector de vivienda y en el de hipotecas.

“Con la población quedándose en casa, el sector servicios será severamente afectado en el corto plazo”.

Por ello, BBVA México estimó que los sectores con una afectación inicial será el de comercio, restaurantes, transporte y turismo, las cuales presentan una ocupación del 32.7 por ciento.

Inversión en infraestructura debe detenerse

El experto de BBVA México fue muy enfático sobre la inversión que tiene el gobierno actual en infraestructura. En ese sentido, mencionó que el gobierno federal debe hacer una reasignación de los recursos destinados para el Tren Maya, el aeropuerto de Santa Lucía y la refinería Dos Bocas.

Lo anterior con el fin de adquirir materiales y provisión de servicios médicos adecuados para las necesidades de atención hospitalaria derivadas de los pacientes con Covid-19 debido a la debilidad que presenta el sector salud.

Estímulos a ciudadanos y Pymes

Finalmente, Serrano argumentó que serán necesarios los estímulos fiscales para las empresas, específicamente para las Pequeñas y medianas empresas (Pymes) y los sectores más afectados.

Por un lado, la institución financiera señala que los apoyos para los ciudadanos deben ser en transferencias de efectivo a las personas que perdieron su empleo y para quienes reciben su ingresos diariamente.

Por su parte, los estímulos para las empresas deberán centrarse en créditos aplazamiento de pagos de impuestos. En el caso de las empresas más grandes, éstos deberán condicionarse y utilizarse para no despedir empleados y mantener la compañía a flote.

“Los objetivos que tenía el gobierno de superávit primario deben olvidarse, porque no se van a cumplir. Estos objetivos se diseñaron con un crecimiento esperado de 2% , un tipo de cambio de 19 pesos por dólar, precios del petróleo alrededor de 50 dpb, pero el mundo ya cambió”.