Lecciones del Covid-19 para cambiar la banca

0

Latinia comparte algunas de las lecciones que la pandemia de Covid-19 deja para realizar modificaciones en la banca ante los cambios en sus usuarios

La pandemia por Covid-19 está dejando cambios para la sociedad y, aunque tal vez cuando toda esta contingencia quede atrás las personas vuelvan a las calles y comiencen a vivir con “normalidad”, habrá algunos que si aprenderán algo.

Diversos sectores tuvieron que modificar su forma de operar, incluso su discurso para con sus consumidores se vio transformado al pasar de los mensajes aspiracionales a los realistas, en el caso de las instituciones bancarias dejaron de decir “vive en esta casa”, “cómprate este auto” o “yo lo puedo hacer posible” para ahora ofrecer retraso en los pagos de los créditos, y es que de estos mensajes durante la crisis puede depender el banco de mañana.

Con la modificación en el comportamiento de los clientes, las empresas se vieron obligadas a adelantar su transición a la digitalización y las instituciones financieras no son la excepción, es por eso que la firma Latinia dio a conocer su informe 10 lecciones del Covid-19 que transformarán la banca.

1.- ¿Por qué cierran sus tiendas los bancos?

De acuerdo con el neobanco alemán N26 en menos de 10 años el 70% de las oficinas físicas cerrarán, y aunque la digitalización al 100% de las entidades financieras parece ser el futuro, cabe destacar que las sucursales no sólo son edificios sino cuatro paredes que significan la confianza, ya que los usuarios están seguros de que su banco existe porque lo pueden ver, un ejemplo claro de ello es que varios neobancos que nacieron sin oficinas se vieron obligados a abrir algunas.  

2.- Seniors, bienvenidos a bordo

Uno de los sectores que menos empatizaba con la digitalización es el de los 70 u 80 años, y una prueba es que sólo 1 de cada 5 clientes de ese rango de edad es usuario de la banca digital. Sin embargo, el aislamiento social durante la pandemia provocó que este target también ingresará al mundo digital y al terminar el confinamiento se verá que tanto lograron adoptar esta nueva forma de realizar transacciones.

3.- El apego a sus finanzas

Latinia destaca que el comportamiento respecto a la relevancia que le damos a nuestras finanzas se vio modificado durante la contingencia sanitaria, en su reporte resalta que anteriormente el usuario era quien solicitaba el estado a través de una app y lo hacía con poca frecuencia, sin embargo, actualmente esperan a que el banco les informe en tiempo real sobre todo lo relevante que atañe a las finanzas personales.

4.- El “resurgir” de las apps

Durante la primera semana de confinamiento en Europa, el uso de apps financieras registró un crecimiento de hasta el 72%, según información de deVere Group; mientras el Banco de Guayaquil de Ecuador informó que su app creció un 41% anual hasta marzo del presente año. Ante la contingencia las aplicaciones tomaron una mayor relevancia, por lo que tener una herramienta amigable puede significar tener un cliente más o uno menos, o provocar que el usuario abra una segunda cuenta en otra institución.

5.- Pagos con o sin contacto

Durante mucho tiempo los pagos en efectivo han sido los más populares entre los usuarios, sin embargo, una de las principales restricciones para evitar la propagación del Covid-19 es la de cero contactos, y aceptémoslo, el dinero es de lo más sucio que puede existir. Ante ello algunos comercios optaron por eliminar el techo de gasto a partir del cual era necesario introducir el PIN y cabe destacar que las transacciones por compra en línea se dispararon.

►TE PUEDE INTERESAR►CIBERSEGURIDAD, LOS PROS Y CONTRAS DE LA DIGITALIZACIÓN