Para todo nos preparamos, menos para la muerte
Por Joel Arturo Salazar / Más que estilo

El tema de la muerte es un tema que a partir de la pandemia, nos obliga a ver y a estar preparados para un caso de este tipo. Según datos del gobierno federal los últimos dos años se registró casi medio millo de personas, bajo el esquema de “exceso de mortalidad”, lo que significa un aumento exponencial del caso del 20% a lo que se tienen registrado en los últimos años.

En entrevista con la Doctora Nidia Vázquez, para Mundo Golf / Más que estilo, la especialista y tanatologa destacó que la“Asociación Necrológica Mexicana SA de CV (ANEMEX), es una empresa mexicana, que tiene 20 años en el mercado, nace orgullosamente en México y actualmente nos estamos expandiendo a otros países.

¿Cuál es la intención de ANEMEX?

Transformar la experiencia de afrontamiento en un evento donde el 100% de la población va a tener que enfrentarse a una situación que desconoce, que no quiere y que no espera, el evento funerario.

“Para todo nos preparamos, pero no para la muerte, gastamos en los XV años, en los bautizos, las bodas, pero el tema mortuorio es un tema muy delicado y que a partir de la pandemia es un tema que está en la agenda de todo el mundo”.

Desde el punto de vista de la Nidia Vázquez, quien también es la directora de Recursos Humanos, capacitación y calidad de la empresa. La propuesta es ofrecer una membresía donde a través de una sola llamada la familia va a tener cubierta la logística del servicio y el evento funerario de principio a fin.

Menos del 10% de la población en México cuenta con un servicio contratado y es muy sensato porque ninguno de nosotros nos despertamos una mañana pensando que vamos a morir.

Cuando este evento se presenta se desencadena un nivel de estrés impresionante y además no tenemos el tiempo para poder decidir cuál es la mejor opción porque ninguno de nosotros conocemos en realidad cuál es la oferta funeraria que existe en México y en otros países.

En México no puedes encargarte del servicio funerario tú solo

Cuestionada sobre que en México nadie está preparado para este tipo de situaciones, son emergencias de un día para otro, accidentes toda la vida y más ahorita con la pandemia que viene a poner la muerte en la mente de todos.

“La pandemia es un recordatorio de que somos un ser que tiene una temporalidad en este planeta y el evento que vamos a enfrentar es un evento que nos va a permitir convocar a la familia para acompañarnos en un proceso de despedida”.

Es el inicio de un antes y un después en la vida de un ser humano y deberíamos estar preparados para que los seres que nos quieren que son al final de cuentas quienes se hacen cargo de este evento lo pasen con menos angustia.

Desde el punto de vista de la especialista: “La gente no tienes la menor idea cuando sucede lo inevitable; por qué además está comprobado que a nivel neuronal, en un evento de crisis, y este es un evento de crisis, no tenemos la objetividad para tomar una decisión real”.

¿Cuántas agencias funerarias tienes en mente?

En México es muy común que la gente asocie sólo a unas 5 empresas de servicios funerarios, pero en la actualidad hay miles; ¡hay muchísimas!, pero ninguno de nosotros sale un domingo con la familia a ver qué es lo que existe en el mercado funerario: ¿Qué es lo que más nos conviene? ¿Cuánto cuesta? ¿Qué es lo que debería de incluir?

Desde el punto de vista de la ejecutiva de ANEMEX ha creado una red de agencias funerarias, 647 al día de hoy distribuidas en toda la República Mexicana, es una red de convenios y entonces nos podemos hacer cargo de un servicio en cualquier parte del país y a nivel mundial también.

“La probabilidad de que fallezcamos es de 100% para todos y la que te saques un premio es de uno a un millón”.

El ramo asegurador lo que cubre son probabilidades, puedo chocar o no y ninguno de nosotros decimos ¡Híjole no choqué, no ocupé mi servicio qué lástima! Pero el evento funerario es además el inicio para poder identificar qué significa morir, donde hacemos un llamado a nuestros familiares para obtener contención, es sumamente importante porque marca el inicio de un proceso de duelo, de un reajuste en la familia bastante importante.