Diversificación de mercados y productos agroalimentarios
Por Luis Fernando Haro Encinas | Director General del Consejo Nacional Agropecuario

México se caracteriza por ser un país con gran apertura comercial internacional, que inició formalmente en los 80, con el ingreso al Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio (GATT) y fue realmente en 1994 cuando México dio un cambio transformacional con la firma y entrada en vigor del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

Para el sector agroalimentario nacional se pensaba que competir con productores de países desarrollados, como Estados Unidos, implicaría el colapso del campo mexicano. No obstante, la correcta implementación de iniciativas para transitar hacia una economía abierta les permitió a los productores nacionales desarrollarse y ser más competitivos, compensando y acotando esas diferencias.

Hoy México, en este proceso de apertura hacia el mundo, cuenta con 14 tratados de libre comercio con 52 países que representan el 61% del PIB mundial.

A inicios del TLCAN las exportaciones agroalimentarias representaban aproximadamente 4 mil millones de dólares; para el 2020 estas exportaciones representaron casi los 40 mil millones, una tasa de crecimiento del 10.6% anual en este periodo.

La balanza comercial agroalimentaria para México durante 21 años presentó un déficit (a excepción de 1995) y no fue sino a partir del 2015 que inició un superávit creciente que hoy supera los 12,500 millones de dólares.

Apertura comercial y competitividad

Siempre he comentado que el mayor beneficio de la apertura comercial ha sido que los productores nacionales son ahora más competitivos, mediante la implementación de procesos de producción más eficientes y la integración de cadenas productivas están inmersos en avances tecnológicos, en certificaciones de calidad e inocuidad, así como en campañas y estrategias de promoción, que han permitido que los productos agroalimentarios mexicanos cuenten con reconocimiento a nivel internacional.

México ocupa el 10º lugar como productor de alimentos y el 7º exportador a nivel mundial y lo interesante es que tiene la capacidad y la oportunidad de poder seguir creciendo como un jugador muy importante en el comercio de agro productos.

Productos que cruzan la frontera

El país exporta productos agroalimentarios a más de 160 países, sin embargo el principal destino es hacia EU donde al cierre del 2020 representaron el 81.4% del total, seguido de Japón, con el 2.7%; Canadá, con el 2.2%; China, con el 1.5%; y Guatemala, con un porcentaje del 1%.

Dentro del top ten de las agroexportaciones mexicanas al mundo, se ubica en primer lugar la cerveza, con un valor de 4 mil 685 millones de dólares (mdd) el 2020; las berries, con 3 mil184 mdd; el aguacate, con 3 mil 153 mdd; el tomate; el tequila; la carne de bovino; el chile bell y otras variedades de chiles picosos; el azúcar; el ganado bovino en pie, así como las galletas dulces.

El TLCAN, y ahora el llamado T-MEC, ha sido el tratado comercial más exitoso para México y ha permitido que nuestro país se convirtiera en el principal proveedor de productos agroalimentarios para EUA que importa el 22% del total de lo que este país compra en el mundo.

Lo anterior, representa un riesgo para el sector por la alta concentración de las exportaciones a Norteamérica, que obliga a la necesidad de diversificar los mercados y productos de exportación del sector agropecuario mexicano, y así poder aprovechar la amplia plataforma comercial con la que contamos.

Existen más mercados potenciales

De entre los Tratados firmados recientemente por México se encuentran el Tratado Integral y Progresista de Asociación Transpacífico (TIPAT o CPTPP) y el TLCUEM 2.0, además de que existen importantes oportunidades con la Península Arábiga, a lo que se suma una amplia agenda para diversificar los mercados de exportación hacia Japón, Corea del Sur, China, Singapur, Rusia, Reino Unido, Países Bajos, Alemania, España, e Italia.

De entre estos, Japón y Corea son de los más atractivos para el sector agroalimentario nacional, con un mercado potencial de casi 180 millones de habitantes, en conjunto, con ingresos hasta 4.4 veces superiores a los de México y con oportunidades en productos como: carne de res y cerdo; pescado congelado; frutas frescas; lácteos; bebidas alcohólicas; café; productos de panadería; nueces, y confitería, principalmente, en lo que México es competitivo.

Asimismo, resalta China, ya es el mayor importador de alimentos y aunque las agroexportaciones mexicanas a este país han crecido significativamente en los últimos años, la participación de mercado es de apenas el 0.5%.  De esta manera, se está buscando mejorar el acceso en productos como son; la carne de cerdo; nueces; jamones y paletas de cerdo; cerveza; camarón congelado; langosta; harina de pescado; aguacate; destilados de agave (tequila y mezcal); carne de res, y plátano, entre otros.

Una nueva estrategia de promoción

Ante los cambios generados por el actual Gobierno; la eliminación de ProMéxico, así como de los recursos para la promoción de los productos agroalimentarios que se tenían a través de la Secretaría de Agricultura, hoy estas acciones se realizan a través de las Embajadas y los cuerpos diplomáticos que nuestro país tiene en el Mundo.

Se han generado iniciativas por parte del sector privado para seguir participando en las principales ferias internacionales, en conjunto con el Gobierno, para que los productos mexicanos puedan seguir mostrándose al mundo; tal es el caso del esfuerzo por participar este año en la expo “FOODEX Japón”, una de las ferias más importantes a nivel internacional, que es un escaparate muy importante para el mercado asiático; además, se esta impulsando una misión agro comercial a Asia por países como China, Japón y Corea, principalmente, buscando consolidar y acrecentar nuestra participación en estos importante mercados.

Un sector con mucho potencial

Se ha demostrado en el tiempo que el apostarle al sector agroalimentario es una buena inversión, ya que la demanda de alimentos es y seguirá siendo creciente.  Es fundamental el generar políticas públicas que permitan aprovechar el potencial productivo que tenemos a lo largo y ancho del país; que se pueda garantizar el abasto de alimentos para nuestra población, así como aprovechar también las oportunidades que nos ofrece el comercio internacional.

Sin duda, Estados Unidos seguirá siendo el principal destino de nuestras exportaciones; más, sin embargo, es fundamental consolidar nuestra participación en otros países y mercados, incluso con otros productos en los cuales también somos competitivos.

Dice una frase que señala que “las personas somos lo que comemos”, ante lo cual la meta es que el mundo sea cada vez más mexicano.

Visit Us On FacebookVisit Us On TwitterVisit Us On InstagramVisit Us On LinkedinVisit Us On Youtube