Mejorar es el nombre del juego

La mejora del país es un trabajo constante que comienza a rendir frutos, no podemos deternos ante decisiones gunbernamentales que quieren revivir el pasado

Por:Oscar de Jesús Martínez Treviño, presidente de Coparmex Nuevo León

En diciembre del 2018 había en nuestro país temas que requerían corregirse.  Temas que como país nos llevaron a darle el voto mayoritario a una alternativa de gobierno que planteaba un cambio de rumbo. Tópicos como la inseguridad, la pobreza y la corrupción calaron hondo en el electorado y en su definición del voto.

Resulta igualmente cierto que en los últimos 40 años el camino avanzado por nuestro país en múltiples temas fue extraordinario.  ¿Quién en su sano juicio podría negar el desarrollo económico y humano que miles de empresas instaladas en nuestro país a raíz de la firma del TLC nos ha traído como resultado?, ¿Quién se atrevería a negar que la democracia en nuestro país es hoy inmensamente mejor que la que teníamos hace 30 o 40 años, gracias a los órganos que como el INE o el TRIFE los mexicanos hemos construido a través de los años?

Podríamos seguir con la lista de avances que como país hemos conseguido, creamos organismos que nos ayudan a ir mejorar poco a poco las condiciones de todos los mexicanos.  Podríamos mencionar al INAI, a la COFECE, al fortalecimiento del Poder Judicial o a las Fiscalías independientes que se han creado en muchas de nuestras entidades federativas.

Por ello, resulta indispensable que a la vez que reconocemos las múltiples áreas de oportunidad que tenemos como país, busquemos mejorarlas, pero sin destruir lo que con tanto sacrificio hemos construido como mexicanos.

Hacia adelante

La mejora debe ser a partir de lo que se tiene, establecer como “Norte verdadero” el crear un México mejor en beneficio de todos sus ciudadanos.  La destrucción como un objetivo “per se” a nadie favorece.

Atacar a los órganos autónomos en lugar de hacer propuestas concretas para su mejora, la cancelación del Aeropuerto de Texcoco o de la planta cervecera de Constellation Brands con la consecuente afectación a miles de empleos en un país urgido de ellos,  la eliminación del Seguro Popular o de las guarderías sin ofrecer una mejor alternativa para las miles de personas que se beneficiaban de esto o  buscar revivir los monopolios estatales de PEMEX o CFE en un mundo que avanza a pasos agigantados hacia las energías limpias en sana colaboración entre los países y sus inversionistas privados, son solo algunos de los ejemplos de destrucción sin sentido que el tiempo y la realidad se encargará de cobrarnos como país.

Es por esto por lo que debemos detener esta marcha absurda y sin sentido hacia la destrucción de todo lo que se ha etiquetado desde las esferas del gobierno como resultado del viejo régimen.

Mejor, discutamos abiertamente, como sociedad, todos los temas y mejoremos lo que haya que mejorar.  Nadie puede estar en contra de ello. Pero dejemos de destruir por sistema.  Estamos a tiempo de corregir el rumbo. Nunca es demasiado tarde para hacer lo correcto. #Opinión Coparmex

Visit Us On FacebookVisit Us On TwitterVisit Us On InstagramVisit Us On LinkedinVisit Us On Youtube