85% de los datos que recopilan las empresas son inexactos

0

La empresa española Hocelot busca reducir el llamado dirty data en un tiempo de 500 mili segundos

Una de las grandes problemáticas de las empresas es el análisis de datos, pues el 85% de la información que recopilan es inexacta, incorrecta o no está actualizada, de acuerdo con el segundo estudio de Transformación Digital de Good Rebels en 2017.

En se sentido, la empresa española Hocelot detectó que los sectores como el financiero; banca, retail, seguros y telecomunicaciones son los más afectados por la falta de autenticación de información. Ello se puede traducir en fraudes, tiempos de respuesta extendidos en la contratación de servicios, baja rentabilidad, entre otras cosas más.

Ante esto, la compañía que busca reducir el llamado dirty data anunció su llegada a México apoyado por Grupo Financiero Aserta, quien es su primer cliente en el país y caso de éxito.

Al respecto, Antonio Camacho, fundador de Hocelot aseguró en entrevista para Mundo Ejecutivo que:

“Nosotros comenzamos como una consultora tecnológica, no sabíamos en realidad cual era nuestro huequito en el mundo. Al final nos dimos cuenta que hay soluciones que son absolutamente transversales”.

Asimismo, Camacho señala que el análisis de data se realiza en un tiempo de 500 mili segundos y solo se necesitan seis datos para conocer al cliente. Sin embargo, asegura que la privacidad de información y la seguridad se manejan de forma delicada, pues ellos no almacenan ni venden datos y se atienen a las legislaciones sobre el tema.

Por otro lado, uno de sus casos de éxito es en Telco, pues al realizar un análisis de detección de fraude lograron una mejora del 52% en la captura del fraude. En cuanto a la segmentación comercial para banco, obtuvo una reducción del 9% en la tasa de abandono y una conversión de clientes monoproducto a multiproducto en un 37 por ciento.

“El conocimiento del cliente al día de hoy no es una ventaja competitiva, es una necesidad estratégica. El que no se proponga conocer a su cliente está destinado a morir. El cliente cada vez es más exigente, demanda servicios más sofisticados y más rápidos”, concluyó.