Redes sociales
Suscríbete al Newsletter
Redes sociales

AMLO se solidariza y luego escupe

Por: El Consejero 22 diciembre 2022
Compartir
AMLO se solidariza y luego escupe
AMLO COMPARTIó LOS LOGROS Y PROMESAS EJE DE SU SEXENIO.

El presidente gusta de hacer política en medio del caos. Ante la incompetencia y falta de resultados de su gobierno envueltos de demagogia populista, en lugar de apaciguar las aguas, López Obrador las agita más para que, en el río revuelto, pesque la justificación para culpar a otros.

Alrededor de 200 periodistas, analistas, intelectuales, columnistas y caricaturistas firmaron un desplegado publicado este miércoles, en el cual manifiestan su solidaridad total con Ciro Gómez Leyva y exigen al presidente Andrés Manuel López Obrador cese el hostigamiento que ejerce contra periodistas críticos.

Emanaciones de odio hacia periodistas, impulsos de ira y difamaciones provenientes de Palacio Nacional; récord de asesinatos de periodistas en el sexenio e impunidad alarmante, son los fuertes señalamientos que se hacen al presidente, al que se le pide se autocontrole o de lo contrario se entrará en una etapa más sangrienta: “asesinar periodistas para desestabilizar al gobierno, o matar en pago de favores al gobierno.”

El presidente minimizó el desplegado diciendo que son los mismos de siempre.

Este video te puede interesar

Desde el viernes pasado que amaneció con la noticia del atentado a Gómez Leyva, hemos visto en la mañanera a una de las peores versiones del presidente López Obrador: no sólo se victimiza, dejando en segundo plano al periodista agredido, sino reitera que hay una campaña de los medios de comunicación y periodistas en su contra –“voceros del conservadurismo” con nombres, incluido Ciro-.

En el colmo de la irresponsabilidad, el presidente especula sobre probables móviles, obviamente descartando que fuera un atentado por parte de su gobierno, pero no que fuera autoatentado. Es decir, dando línea a la autoridad de por dónde no ir y por dónde sí.

Causa escalofríos pensar que probablemente su discurso hubiera sido el mismo con un desenlace fatal.

Bien lo diría el propio Ciro: el presidente se solidariza y luego te escupe en la cara.

El presidente gusta de hacer política en medio del caos. Ante la incompetencia y falta de resultados de su gobierno envueltos de demagogia populista, en lugar de apaciguar las aguas, López Obrador las agita más para que, en el río revuelto, pesque la justificación para culpar a otros.

No extrañe que el día de mañana, ante cualquier desgracia de origen humano, culpe a quien él quiera de querer desestabilizar su gobierno y deslindarse de responsabilidad alguna, aunque él haya incubado el huevo de la serpiente.

El amargo diciembre para Trump

Sentado en su trono dorado Donald Trump analiza su siguiente jugada. Sus posibilidades de acceder a la candidatura republicana para volver a contender por la presidencia de Estados Unidos se alejan a una velocidad supersónica. En un lapso de apenas 72 horas se le empezaron a salir todos los esqueletos del closet y al parecer en esta ocasión no encontrará un nuevo lugar para esconderlos.

El campo minado, que él mismo sembró, empezó a estallar el lunes cuando la comisión de la Cámara de Representantes, que investiga el ataque al capitolio ocurrido el 6 de enero de 2020, concluyó que este no hubiera sido posible si el entonces presidente no lo hubiera incitado.

Existe evidencia suficiente en por lo menos cuatro delitos graves por los que Trump podría ser citado a declarar por el departamento de Justicia: Instigar a la insurrección; obstruir un procedimiento oficial del Congreso; conspirar para difundir falsedades electorales e intento de fraude al gobierno de Estados Unidos.

En un avance de los 17 puntos que resumen las conclusiones de la investigación destacan: la deliberada difusión de declaraciones falsas por parte del mandatario para desestimar la elección; su negativa a aceptar la derrota pese a saber que los resultados no le eran favorables; presionar a su vicepresidente Mike Pence para negarse a certificar el recuento de los votos electorales del Congreso; intentar corromper al departamento de Justicia para torcer la investigación a su favor; haber dado por buena información falsa en un escrito dirigido a un tribunal federal; convocar a un mitin de sus partidarios el 6 de enero en Washington sabiendo que muchos de ellos estaban armados y “furiosos” y aun así los alentarlos a seguir adelante; una vez iniciados los sucesos negarse a pedir a los insurrectos que cesaran la violencia.

El reporte destaca que todas las acciones corresponden a una conspiración para mantenerse en el poder. Como último punto, los nueve miembros de la comisión señalan que Trump tenía la autoridad para convocar a la Guardia Nacional y frenar los disturbios, pero nunca emitió la orden, tampoco pidió apoyó de alguna otra agencia federal.

Si la situación de Trump ya era comprometida un nuevo revés un segundo revés se reveló menos de 24 horas después. Un comité de la Cámara de Representantes aprobó hacer públicos seis años de declaraciones fiscales de Donald Trump, en los que se incluye el periodo durante el que ocupó la presidencia.

Durante ese tiempo el magnate habría pagado una cantidad muy reducida al fisco. De acuerdo a reportes Trump declaró enormes pérdidas operativas netas, trasladándolas hacia adelante durante años para eliminar sus obligaciones tributarias. En septiembre de 2020 The New York Times había publicado que Trump había pagado 750 dólares de impuestos en 2016 y 2017.

Difícilmente Donald Trump llegará a pisar una celda de prisión pese a la gravedad de las acusaciones que pesan en su contra y seguramente esa no es su preocupación principal. Su regreso a la presidencia es lo que hoy se encuentra en juego y está casi a nada de descarrilarse.

Descargable

No te pierdas nuestro especial: Claudia Contreras, una mujer tenaz y con liderazgo

Descarga gratis

Notas relacionadas