Redes sociales
Suscríbete al Newsletter
Redes sociales

La marcha por la democracia vs una visión vintage del Estado

Por: El Consejero 27 febrero 2023
Compartir
La marcha por la democracia vs una visión vintage del Estado

Si una cosa hay que tener clara es que hoy no nos gobierna un estadista, el país navega bajo el timón de un activista que utiliza el poder del Estado y de su partido en ambas cámaras del Congreso para imponer no lo que el pueblo demanda sino lo que a su “entender” es mejor para éste.

Consabida es la nula generosidad política que guarda el presidente Andrés Manuel López Obrador para con los que él llama adversarios pero que en los hechos los considera sus enemigos acérrimos. Pese al fuerte llamado de atención que representó la multitudinaria marcha del domingo pasado en defensa de la democracia, López Obrador prestó oídos sordos a las demandas.

Si una cosa hay que tener clara es que hoy no nos gobierna un estadista, el país navega bajo el timón de un activista que utiliza el poder del Estado y de su partido en ambas cámaras del Congreso para imponer no lo que el pueblo demanda sino lo que a su “entender” es mejor para éste.

“Lo que la naturaleza no da, Salamanca no lo presta”, reza la frase a la entrada de una reconocida Universidad española, ubicada en la región de Castilla y León, y hay que reconocerlo, y esa es una de las contradicciones más grandes de nuestro mandatario, el cambio no se encuentra en su ADN pese a que lo repite cotidianamente como si fuera una oración. Su llamada Cuarta Transformación enmascara una regresión a aquellos tiempos en que el PRI, era dueño y señor de lo que en el país ocurría.

Este video te puede interesar

Haciendo a un lado toda la palabrería, que genera mañana tras mañana, queda desnuda la realidad de los hechos. López Obrador no niega sus orígenes allá por la década de los 70 cuando se afilió al PRI, la misma política clientelar disfrazada de apoyos sociales, basta echarle una mirada al Programa Nacional de Solidaridad (Pronasol), establecido Carlos Salinas de Gortari; su estrategia energética sustentada en la producción de petróleo como en los tiempos de Luis Echeverría y José López Portillo; el control de los procesos electorales a través de la Secretaría de Gobernación como ocurrió durante 70 años; un Congreso dominado por un partido cuya única estrategia es la de aplicar la “aplanadora para satisfacer las demandas palaciegas.

Ese es el cambio que López Obrador ofrece hoy, una política estatista en donde desaparezcan los órganos autónomos que regulen la actividad gubernamental; en donde dejen de existir las organizaciones de la sociedad civil, esa verdadera voz del pueblo organizado, que muy lejos del aplauso que requiere el mandatario para sentirse vivo, son las mayores críticas del Estado.

Si alguna aportación ha podido agregar el presidente a esos años oscuros para la política de nuestro país, es la de su narrativa perversa, el uso de recursos públicos desde la casa del pueblo para denostar sin prueba alguna a opositores y detractores de su gobierno, para establecer asociaciones inimaginables que justifiquen sus descalificaciones ¿Qué tiene que ver García Luna con una marcha cívica en apoyo de la democracia? Por eso 100 mil o un millón de voces o medio país no van a alcanzar jamás para ser escuchadas.

Esta misma semana seguramente habremos de escuchar por enésima ocasión que, de acuerdo a la encuesta de Morning Consult, es el segundo jefe de Estado más popular del mundo. Después de la marcha del domingo eso es lo único que seguramente le impedirá exiliarse en Palenque.

Discover card ya pasa en México

Hace unos días en Monterrey, Discover Card realizó su primera transacción a través de Banca Afirme, de Julio César Villarreal Guajardo, y la procesadora de pagos PROSA, que dirige Salvador Espinosa, y con amplia experiencia con todos los miembros del ecosistema financiero.

Se trata de la tercera tarjeta de crédito más utilizada en Estados Unidos, con más de 60 millones de usuarios. Además de tarjetas de crédito, Discover ofrece servicios bancarios, préstamos, créditos escolares, hipotecas, entre otros.

El inicio de operaciones de Discover en México beneficia a muchos estadounidenses que residen de manera fija o temporal, al igual que a los que realizan viajes de negocios y de turismo en nuestro país.

De acuerdo al Departamento de Estado, se estima en casi dos millones de estadounidenses residiendo en México. El número se incrementó considerablemente de 2019 a la fecha, tanto por la pandemia como por los llamados nómadas digitales, quienes se establecen temporalmente fuera de su país, optando por lugares más económicos y con una buena calidad de vida.

El de Mariana, ¿lo único de Tesla en NL?

Se espera que en su mañanera de este martes el presidente López Obrador confirme la noticia de que viene la inversión de Tesla a México, o tal vez esperar hasta el miércoles, que se realizará el Investor Day de la empresa, y sea cuando Elon Musk anuncie las inversiones del año.

La expectativa está en si el veto a Nuevo León por la escasez de agua funcionó, y repitió lo que logró con Constellations Brands, la cual canceló la construcción de la planta en Mexicali y la pasó a Veracruz, o si los estudios de factibilidad de Tesla no daban margen para otro lugar del país, Musk no aceptó condiciones respecto a dónde invertir y el presidente reculó.

Pésimo mensaje para inversiones de gran envergadura, pues aunado a los peros de inseguridad jurídica, insuficiencia energética y de inseguridad pública, tienen que lidiar con los caprichos presidenciales. Peor noticia para los mexicanos, cuando la economía es una de sus mayores preocupaciones desde hace años.

Ya veremos si la planta de Musk llega a Nuevo León o si lo único que el gobernador Samuel García verá de Tesla en su estado es el que le regaló a su esposa de 14 de febrero.

Síguenos en Google Noticias para mantenerte enterado

Descargable

No te pierdas nuestro especial: Ranking 13 Mejores CIO

Descarga gratis

Notas relacionadas