Redes sociales
Suscríbete al Newsletter
Redes sociales

La triste realidad y la no campaña de Morena

Por: El Consejero 29 junio 2023
Compartir
La triste realidad y la no campaña de Morena

Si nos atuviéramos exclusivamente a las tendencias marcadas por las encuestas, Claudia Sheinbaum estaría muy cerca de convertirse en la Coordinadora de Defensa de la Cuarta Transformación.

Si nos atuviéramos exclusivamente a las tendencias marcadas por las encuestas, Claudia Sheinbaum estaría muy cerca de convertirse en la Coordinadora de Defensa de la Cuarta Transformación, el eufemismo con el que Morena viola las normas electorales para referirse a su candidata o candidato a la Presidencia.

Una encuesta realizada por la empresa Buendía & Márquez para el diario El Universal, reveló que al momento la ex jefa de Gobierno mantiene una ventaja consistente de 12 puntos sobre su rival más cercano, Marcelo Ebrard quien, de acuerdo a los resultados, no goza precisamente de las simpatías de la militancia, la cual lo apoya únicamente en un 18%, mientras que a Sheinbaum la respalda el 45%. Los otros cuatro aspirantes, Adán Augusto López, Ricardo Monreal, Gerardo Fernández Noroña y Manuel Velasco se encuentran muy lejos de los punteros y, a lo que se ve, sus probabilidad de alcanzarlos es prácticamente nula, pese a que Adán Augusto diga que las encuestas sirven nada más para elevar el ánimo de quien las paga.

Más allá de las preferencias y de quien resulte el abanderado, esta nueva forma de “democracia” pasará a la historia por tener su origen en un proceso viciado en el que sin ningún empacho ni respeto a la ley electoral, se han sustituido los términos formales por sucedáneos, chicaneadas para evitar sanciones del árbitro. Así, escuchamos coordinador en vez de candidato; recorridos en lugar de giras; la palabra “campaña” queda fuera del vocabulario, se trata de cuidar la narrativa sin que por ello se detenga la maquinaria propagandista. Apenas el lunes el presidente Andrés Manuel López Obrador se atrevió a decir que no se violan los tiempos electorales, “porque ni siquiera ha iniciado el proceso electoral”.

Este video te puede interesar

Pese a las palabras de cortesía, el término “respeto” también parece haber sido sustraído del diccionario morenista. Se mencionó durante el arranque del proceso que el partido asignaría cinco millones de pesos a cada candidato, lo que hacía suponer que ese sería el tope de gastos durante esta etapa, el martes nos enteramos por boca de Marcelo Ebrard, quien denunció los gastos excesivos de sus contrincantes, que este tope no existe, por lo que suponemos que los “aspirantes a coordinador” pueden seguir inyectando recursos a sus “recorridos” sin necesariamente explicar su origen, así como ha ocurrido con las pintas de bardas desde hace meses y los espectaculares que pocas veces se sabe quien pagó.

Parecía que con el PRI habíamos visto todo, sin embargo Morena tenía reservado un caudal de marrullerías nuevas para evadir las leyes electorales, así vemos en los pueblos y en las ciudades espectaculares con declaraciones propagandísticas de los aspirantes en lo que aparentan ser portadas de revistas, publicaciones que, o bien son muy pequeñas o creadas a modo y cuyo valor sin lugar a dudas es muchas veces menor al valor del propio espectacular.

Más triste es ver un grupo de candidatos sin voz propia que compiten por el dudoso honor de parecerse más a su tlatoani. Escuchar en boca de Claudia Sheinbaum discursos calcados de los que pronuncia cotidianamente el presidente Andrés Manuel López Obrador, pero que en su boca suenan vacíos, con la fuerza de un burócrata más que de un líder social; un Marcelo Ebrard que en su desesperación le ofreció un puesto en su intangible gabinete a Andrés Manuel López Beltrán para ser rotundamente rechazado; Adán Augusto autocalificándose como el hombre más cercano al presidente. Todos buscando aprobación, y probablemente no hacen mal, porque si bien ya desapareció el “dedazo”, todos saben que una palabra del presidente bastaría para dejarlos fuera de la contienda… por muy alto que estén en las encuestas.

Seguridad y plusvalía en la Zona Metropolitana de CDMX

Todos conocemos estados, ciudades, colonias y calles con fama de inseguras o violentas. Corregir la fama y la percepción de inseguridad de un lugar no se resuelve sólo con presumir la baja en la incidencia delictiva. Por ello, la seguridad es uno de los factores que más inciden en la plusvalía de una propiedad. Por su complejidad y dimensiones, la zona conurbada de la Ciudad de México tiene escasos lugares que cumplan con ese requisito.

En Atizapán de Zaragoza se ubica Reserva de los Jinetes, club residencial desarrollado por Inmobiliaria del Parque, en lo que era el Club Hípico Francés, en el corazón de Las Arboledas. Planeado considerando cuatro aspectos -áreas verdes, seguridad, comunidad y petliving-, se trata de un fraccionamiento cerrado, que cuenta con seguridad privada y acceso controlado, así como normas internas que favorecen la convivencia, el orden y la tranquilidad de quienes ahí viven. Todo ello hace de la Reserva de los Jinetes un lugar donde las familias viven en seguridad, paz y sentimiento de comunidad.

No sólo eso. De acuerdo a la última Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana (ENSU) elaborada este año por el INEGI, Atizapán de Zaragoza es el municipio más seguro del Estado de México. La percepción de inseguridad entre quienes ahí habitan se ubicó en 57.1% en marzo de 2023 y disminuyendo desde enero de 2022. Una tendencia a la baja notoria, considerando que se encuentra en la Zona Metropolitana de la Ciudad de México, y que contrasta con la percepción elevada de inseguridad de los municipios vecinos: Naucalpan 88%, Cuautitlán Izcalli 82.9% y Tlalnepantla 75.1%.

¿Defendiendo la corrupción?

Con con 3.87 de 10 puntos, México ocupa el lugar número 12 de 15 países de América Latina en el Índice de Capacidad para Combatir la Corrupción 2023 (Índice CCC), elaborado por Americas Society / Council of the Americas (AS/COA) y la consultora Control Risks. Sólo Guatemala (2.86), Bolivia (2.56) y Venezuela (1.46) se encuentran por abajo. Los primeros lugares los tienen Uruguay (6.99), Costa Rica (6.76), Chile (6.67), Perú (5.53) y República Dominicana (5.42).

A principios de año, Transparencia Internacional dio a conocer su reporte sobre el Índice de Percepción de la Corrupción 2022 (IPC), donde nuestro país se ubica en el lugar 126 de entre 180, con una calificación de 31 sobre 100 puntos contemplados, sin moverse de esa posición en lo que va de la actual administración.

A diferencia del IPC de Transparencia Internacional, enfocado a la percepción, mediante 14 indicadores divididos en tres categorías de combate a actos de corrupción, el Índice CCC determina en qué países son más altas o bajas las probabilidades de que quienes cometan un acto de corrupción sean procesados y sancionados o queden impunes.

En las categorías en que se reparten los 14 indicadores, los resultados son reveladores de por dónde las cosas no sólo no están funcionando sino que se ponen trabas para combatir la corrupción: la categoría de Capacidad Legal tiene el puntaje más bajo, con 3.56, lo cual abarca independencia, eficiencia y eficacia de procuración, impartición de justicia y organismos anticorrupción, así como los recursos con los que cuenta. Curiosamente, en la variable de acceso a la información y transparencia, que es donde más ataques hay del presidente hacia el órgano responsable hasta obstaculizarlo en su operación, se tiene el único puntaje por arriba de 5 en la categoría y el único más alto que la media general.

La segunda categoría es Democracia e Instituciones Políticas (3.62), donde se encuentra la variable más baja de las 14: Procesos Legislativos y de Gobierno, con menos de 1. La Calidad General de la Democracia alcanza un 6, un punto debajo de la media. La tercera categoría es la mejor calificada, probablemente porque es en la que no tiene nada qué ver el gobierno: Sociedad Civil y Medios de Comunicación (5.62). En esas variables está la segunda más alta y también la más denostada por AMLO: Calidad de la Prensa y Periodismo de Investigación, 6.5, en la media.

El estudio concluye con tres temas críticos a monitorear: el rechazo a la implementación del Sistema Nacional Anticorrupción, por parte del primer mandatario; el desfalco a Segalmex, y la corrupción como preocupación de los votantes en las elecciones de 2024. En vez de atacarlos, esta vez López Obrador debería agradecer al INAI, a los medios de comunicación y a la sociedad civil, porque si no fuera por ellos, estaríamos más abajo en el ranking.

Síguenos en Google Noticias para mantenerte enterado

Descargable

No te pierdas nuestro especial: Arturo Elías Ayub, El Emprendedor

Descarga gratis

Notas relacionadas