Redes sociales
Suscríbete al Newsletter
Redes sociales

Llegó el fin de la pandemia ¿ahora que sigue?

Por: Mundo Ejecutivo 19 mayo 2023
Compartir
<strong>Llegó el fin de la pandemia ¿ahora que sigue?</strong>

Rodrigo Oria y Anaya | Presidente de la Comisión Nacional de Salud de Coparmex

El 5 de mayo la Organización Mundial de la Salud (OMS) decretó el fin de la emergencia sanitaria por COVID-19; esta decisión fue reaplicada por las autoridades sanitarias en México el 9 de mayo. Esto es muy buena noticia, significa que el virus SARS-CoV-2 esta ocasionando menos fallecimientos y enfermedades graves por lo que ya no son necesarias las medidas de emergencia por parte de las autoridades sanitarias de los países.

Es importante resaltar que el fin del periodo de emergencia no significa que se ha erradicado el virus. La OMS fue enfática al señalar que el virus sigue y seguirá circulando; no sólo eso, sino que seguirá transformándose y puede seguir ocasionando enfermedad y muerte.

¿Entonces que significa? Simplemente que ya no son necesarias las medidas extraordinarias que implementaron los países para controlar la evolución del virus, como restricciones a la movilidad y a los lugares de trabajo, autorizaciones sanitarias por uso de emergencia y otra serie de actividades que fueron implementadas durante la pandemia.

Este video te puede interesar

¿Qué sigue para nosotros como personas y empresas? Aunque se había venido dando de manera paulatina, ahora, oficialmente, podemos retornar a una vida “normal”. Entrecomillo normal, porque mucho se ha hablado de que el impacto de la pandemia de COVID fue tan profundo en el mundo que difícilmente regresaremos a como estaban las cosas antes del 2020. En muchos sentidos, sería una lástima que así fuera porque significaría que como humanidad no fuimos capaces de aprender, crecer y desarrollarnos durante la pandemia.

Como individuos, uno de los principales aprendizajes que debimos haber tomado de la pandemia es que hay mucho que podemos hacer, nosotros mismos, para mantenernos saludables. Medidas básicas que ya conocíamos, lavado de manos, alimentación saludable, actividad física diaria, no asistir a lugares concurridos cuando tenemos o sospechemos que tenemos alguna enfermedad transmisible, etcétera.

El autocuidado de la salud debe ser permanente, debemos incorporarlo y mantenerlo en nuestra rutina diaria. No sólo porque sigue circulando el COVID-19 sino porque también nos puede ayudar a prevenir innumerables enfermedades, tanto transmisibles como no transmisibles.

Las empresas también han venido retornando a un “estado de normalidad”, poco a poco lugares de trabajo que estuvieron desiertos se empiezan a volver a poblar, se reactivaron las reuniones y eventos presenciales y regresaron también los viajes de negocio. Todo esto es muy bueno, pero al igual que las personas, las empresas deben ser conscientes de no regresar a como se hacían las cosas antes nada más porque sí. Muchos centros de trabajo se adaptaron para incorporar una mayor distancia entre las estaciones de trabajo, muchas incorporaron esquemas virtuales o híbridos de trabajo.

Aunque la presencia física puede ser importante en muchos aspectos para las empresas, no hay que echar en saco roto que las tecnologías y los esquemas flexibles de trabajo, en muchas ocasiones funcionaron muy adecuadamente; además de contribuir a reducir los contagios en muchas ocasiones redujeron la necesidad de traslados tanto al interior de las ciudades como de viajes entre ciudades y países.

Avanzar sobre lo aprendido

Como en muchas situaciones, no hay una solución única que funciona a todas las empresas, pero sería ilógico regresar a esquemas anacrónicos en que se espera que todas las personas estén sentadas detrás de un escritorio en la oficina todos los días laborables, durante toda la jornada.

Fue grato ver como durante la pandemia, empresas de todos tipos y tamaños fueron más allá de cumplir con los lineamientos establecidos por las autoridades y se involucraron, voluntariamente, en apoyar a sus trabajadores a mantenerse saludables. ¡Qué no se pierda el interés de las empresas en apoyar a que todos sus colaboradores se mantengan saludables y plenos!

Durante la pandemia, quedó mas que evidente que las empresas no pueden ser exitosas ni rentables si sus colaboradores no gozan de salud. Invertir tiempo, dinero y esfuerzo en la salud de la fuerza laboral es una buena inversión para las empresas.

En el Modelo de Desarrollo Inclusivo (MDI) que proponemos en COPARMEX sostenemos que las empresas deben ser motores de cambio. Impulsar el autocuidado de la salud en esta nueva era post-pandemia debe ser tarea de todos.  #OpiniónCoparmex

Descargable

No te pierdas nuestro especial: Claudia Contreras, una mujer tenaz y con liderazgo

Descarga gratis

Notas relacionadas