Redes sociales
Suscríbete al Newsletter
Redes sociales

¿Quién necesita un nuevo PRI?

Por: El Consejero 03 julio 2023
Compartir
¿Quién necesita un nuevo PRI?

Habría que pensar si tiene futuro un nuevo instituto político que se identifique implícitamente como un nuevo PRI, etiqueta que hemos escuchado desde hace 30 años.

Corriendo la versión desde la semana pasada, este lunes se confirmó la salida del PRI de Miguel Ángel Osorio Chong, Claudia Ruiz Massieu, Nuvia Mayorga y Eruviel Ávila, quedando como otro grupo independiente en el Senado -ya existe el Grupo Plural, con cinco legisladores-, con el nombre de Congruencia por México. A los senadores les acompañaron decenas de ahora expriistas.

Hace un par de semanas, el exgobernador de Hidalgo, Omar Fayad, renunció al partido, seguido en el transcurso de los días por los diputados locales, alcaldes, regidores, síndicos y dirigentes, dejando al PRI prácticamente sin representación y estructura en el estado.

Todos coinciden en estar en desacuerdo con la conducción del partido por parte de Alejandro Moreno, quien ha minimizado la salida al decir que se trata de personas que ya no participaban, como si el PRI estuviera viviendo sus mejores momentos. Sin embargo, se trata de un grupo considerable, no sólo en número, sino muchos de ellos de peso por su trayectoria dentro del PRI y en la política nacional.

Este video te puede interesar

La duda está en cuál será el futuro de estos políticos sin filiación partidista bajo el membrete de Congruencia por México, donde todos coinciden en ser expriistas. Habría que pensar si tiene futuro un nuevo instituto político que se identifique implícitamente como un nuevo PRI, etiqueta que hemos escuchado desde hace 30 años.

Un partido en decadencia, con más de 90 años, con el mayor rechazo según las encuestas, con un éxodo creciente hacia Morena, sería mejor dejarlo extinguirse con todo y su actual dirigencia, y no buscarle un renacimiento bajo otro nombre, aunque sea una disidencia priista pero, precisamente, por ser todos de origen priista. Si se trata de hacer política, lo mejor que podrían hacer los ahora independientes es buscar espacios en los partidos que ya existen. Ahora que si de lo que se trata es de vivir de la política, pues… a fundar un nuevo instituto político.

Francia: ¿Contra el terrorismo o el racismo?

Francia vive una descomposición de grandes magnitudes y el presidente Emmanuel Macron va a tener que hacer algo más que sacar a la policía a las calles o detener a miles de jóvenes inconformes si en realidad quiere resolver el problema de fondo.

El conflicto estalló hace justamente una semana, cuando Nahel, un joven de apenas 17 años, se negó a detener su automóvil luego de las indicaciones de un agente de policía. No hay una explicación de por qué Nahel decidió emprender la fuga, lo que sí se conoce es que fue alcanzado. Recibió un balazo en pleno pecho.

Uno se preguntaría, por qué un joven de clase humilde que vivía solo con su madre, sin antecedentes criminales, y que trabajaba honradamente como repartidor prefirió correr el riesgo de ser muerto a detenerse frente a la señal del policía. La respuesta podría encontrarse en la ley antiterrorista de 2017 que, aunque el Estado lo niegue, desde su promulgación ha propiciado la persecución contra las minorías étnicas, quienes se han convertido en el blanco predilecto de los oficiales franceses.

Un estudio publicado por la Defensoría de Derechos Humanos de Francia revela que los jóvenes con características afrodescendientes o árabes tienen 20 veces más posibilidades de ser detenidos. El problema es que hablamos de muchachas y muchachos que nacieron en Francia y que técnicamente deberían tener los mismos derechos que cualquier otro ciudadano.

La muerte de Nahel es un hecho que nos tendría que indignar a todos, pero más allá de ello, es sintomática la reacción de toda una población que ha salido a las calles durante cinco días consecutivos a incendiar 5 mil automóviles, mil edificios, realizar ataques a comisarías e incluso a la casa de un alcalde. No es casualidad que la mayoría de los manifestantes sean jóvenes cuya edad promedio sea de 17 años, aunque los haya hasta de trece. El 60% de los 3 mil 200 detenidos nunca había sido arrestado.

Racismo y colonialismo son dos palabras que no quisiera escuchar Macron en este momento, sin embargo, se encuentran como telón de fondo a las protestas. Los hechos acaecidos vuelven a poner sobre la mesa la pregunta de por qué sigue habiendo ciudadanos de primera y de segunda, siendo que todos nacieron en territorio franco y cuya única diferencia radica en su sangre.

Síguenos en Google Noticias para mantenerte enterado

Descargable

No te pierdas nuestro especial: ALTAGRACIA Gómez Sierra

Descarga gratis