Redes sociales
Suscríbete al Newsletter
Redes sociales

Xóchitl Gálvez: el punto de partida hacia la Presidencia

Por: El Consejero 04 septiembre 2023
Compartir
Xóchitl Gálvez: el punto de partida hacia la Presidencia

Llegara el momento de seleccionar a quienes la habrán de acompañar durante los siguientes meses recorriendo toda la nación.

Ya una vez pasado el momento de la euforia tras ser ungida como coordinadora del Frente Amplio por México (sic), Xóchitl Gálvez encara ahora la tarea más difícil a la que se haya enfrentado con anterioridad y de la que dependerá su eventual triunfo en las elecciones generales de 2024: la organización de una campaña que atraiga el interés de los votantes. Gálvez necesita en primer término hacerse de un equipo sólido con experiencia en este tipo de contiendas que le permita mantenerse alejada de los intereses de los partidos políticos que la impulsaron y que seguramente pretenderán imponer sus “cuotas” en la operación.

El éxito o fracaso de una elección comienza desde ese temprano punto. Tal vez el ejemplo más impactante sea el de Antonio Meade, quien encabezara la candidatura del PRI en las pasadas elecciones presidenciales. Como si se tratara de una fiesta familiar, Meade organizó un equipo de campaña en el que sumó igual a miembros del PAN, que a priistas de todas las eras, a los que semana tras semana se iban integrando periodistas y tecnócratas, figuras disímbolas de las que no se podía esperar que surgiera nada bueno como al final pasó. En esa mezcla se encontraban igual Aurelio Nuño, priista de nueva cuna, que Alejandra Sota, especialista en comunicación y opinión pública, o el ex director del CONACyT, José Luis Romero Hicks, y Alejandra Lagunes, directora de Estrategia Digital en el gobierno de Enrique Peña Nieto. La derrota del PRI fue tan estrepitosa que en su momento se llegó a especular que se encontraría ya en sus estertores.

Más recientemente, al margen de los resultados que arrojen las encuestas organizadas por Morena, nos encontramos ante la desastrosa campaña de Marcelo Ebrard, quien cometió yerros tan graves como proponer que Andrés Manuel López Beltrán formara parte de su eventual gabinete sin haber consultado antes con él, o su fallida propuesta de combate a la violencia denominada Plan Ángel con practicas prohibidas en Estados Unidos (que ya es mucho decir) y semejanzas con otras aplicadas en China. En ningún momento Ebrard ha tenido la capacidad de captar la atención del sector más vanguardista dentro del morenismo y con todo el camino recorrido hoy su imagen se muestra más deteriorada que cuando empezó a hacer campaña.

Este video te puede interesar

Mientras, Xóchitl Gálvez va de avanzada, ya encontró el tono de la que será su campaña con una mezcla de tecnología que se refleja en complejos videos elaborados con Inteligencia Artificial, en mensajes que se difunden a través de redes sociales, y un lenguaje mordaz que busca atraer al sector que se ubica entre los 19 y los 34 años, un grupo que pese a concentrar el 33% de la lista nominal, tuvo una participación de apenas 16 millones de votantes en 2018.

La todavía senadora deberá tejer todavía muy fino si no quiere dilapidar el capital que se granjeó en tan solo dos meses, para lo cual deberá evitar las fallas cometidas por otros políticos y construir un equipo de campaña muy sólido al margen de los intereses que individualmente sostenga cada uno de los partidos que integran el Frente. De mantener su palabra, Santiago Creel habrá de convertirse en su coordinador de campaña, un funcionario con experiencia política pero que nunca ha ganado una elección. Llegara el momento de seleccionar a quienes la habrán de acompañar durante los siguientes meses recorriendo toda la nación. Por lo que se alcanza a ver, ella misma se encargará de afinar los detalles pero también tendrá que aprender a refrenarse. En este punto las declaraciones a la ligera suelen costar elecciones.

AMLO y los empresarios: el caso de Grupo México

Es público que el presidente Andrés Manuel López Obrador desconfía de la clase empresarial. En repetidas ocasiones ha contado que, después de su triunfo electoral de 2018, Enrique Peña Nieto se sinceró y le dijo que los empresarios a quienes había ayudado y le habían apoyado, ahora le daban la espalda. El tabasqueño debió confirmar que, si eso era con el priista, qué no sería con él.

Desde antes de arrancar su gobierno, el presidente se hizo de un consejo asesor empresarial, donde estaban la mayoría de los principales empresarios y ejecutivos de México, y al que luego se fueron sumando otros. En el grupo estaba Germán Larrea, presidente de Grupo México, a quien había denostado desde hacía años.

Al principio las cosas parecían marchar bien: el consorcio participó y ganó el contrato para el Tramo 5 del Tren Maya; no hubo objeción de AMLO a que Grupo México ofertara por Banamex, pese a las condiciones presidenciales no pedidas y que fueron reduciendo el número de propuestas.

Sin embargo, a fines del año pasado vino la primera señal. Grupo México y su socia Acciona, dieron por concluido el contrato para el tramo del Tren Maya, argumentando la imposibilidad técnica de realizarlo en 11 meses y entregarlo en julio de 2023, lo cual López Obrador consideró que se trataba de un incumplimiento de contrato. Entonces vendrían más complicaciones.

En mayo de este año, el gobierno federal expropió un tramo de más de 120 kilómetros del Tren del Istmo a Ferrosur, filial de Grupo México, lo cual implicó después negociar ampliar una concesión e, importante, levantar la demanda interpuesta contra Fonatur por la terminación anticipada del contrato por el tramo del Tren Maya. A fines de ese mes, CitiGroup suspendió la venta de Banamex.

A mediados de agosto, nos enteramos que la Consejería Jurídica del Ejecutivo federal había presentado una denuncia ante la Fiscalía General de la República (FGR) contra ejecutivos de Grupo México y Acciona por el delito de peculado, por no haber concluido el tramo 5 del Tren Maya, acusación que se ve endeble. Ahora, a decir del periodista Mario Maldonado en El Universal, existe toda una operación de Estado para buscar por donde sea elementos de delito para obtener órdenes de aprehensión contra los directivos de Grupo México.

Un golpe contra los privilegiados empresarios tendría un fuerte efecto en temporada electoral, máxime para quien gusta de lucrar políticamente con las diferencias de clases y los buenos y malos. Sin embargo, el sexenio se acaba: hay poco tiempo para que encuentren -si es que hay-, algún delito; la judicialización puede tomar mucho tiempo; seguramente habrá una férrea defensa por parte de los ejecutivos y un blindaje legal para afectar lo menos posible al corporativo; con un nuevo gobierno del sello que sea, habría margen para recomponer las cosas.

Para aquellos empresarios que creen tener una buena relación con el presidente, lo que sucede con Grupo México deberían recordar que él sigue desconfiando de ellos y que, antes de una potencial traición, él puede actuar contra cualquiera.

Síguenos en Google Noticias para mantenerte enterado

Descargable

No te pierdas nuestro especial: Arturo Elías Ayub, El Emprendedor

Descarga gratis

Notas relacionadas