Redes sociales
Redes sociales

5 errores que debes evitar al solicitar un crédito hipotecario

Por: Mujer Ejecutiva 01 agosto 2023
Compartir
5 errores que debes evitar al solicitar un crédito hipotecario

Un crédito hipotecario es una deuda a largo plazo, revisa tu capacidad de pago de acuerdo a tus ingresos, gastos y otros financiamientos.

Sin duda, el sueño de toda persona es contar con una casa propia, sin embargo, solicitar un crédito hipotecario es una de las decisiones financieras más importantes que una persona puede tomar en su vida, por la inversión que representa comprar un inmueble y el período que puede llegar a durar la deuda.

De acuerdo con Bernardo Silva, Co Fundador y CEO de Yave, plataforma digital de créditos hipotecarios, al momento de solicitar un financiamiento para vivienda, lo importante es informarse sobre las diferentes opciones disponibles en el mercado y si hay nuevas opciones de créditos hipotecarios con requisitos más accesibles.

“Acudir a la institución de confianza donde tienes tu dinero o tarjeta de crédito, siempre es la primera alternativa; sin embargo, si optas por ella puedes perderte de otras entidades con una oferta más completa, flexible y con mejores condiciones”.

5 errores que debes evitar a toda costa

Este video te puede interesar

Si te encuentras en el proceso de solicitar un crédito hipotecario, pero tienes miedo de que rechacen tu solicitud, o de tener una mala experiencia por la travesía que puede implicar el trámite, a continuación, te compartimos los 5 errores más recurrentes al solicitar una hipoteca y que debes evitar.

1. No conocer tu historial crediticio

Antes de solicitar un crédito hipotecario, es importante revisar tu historial crediticio y asegurarte de tener una calificación positiva. Las instituciones financieras evaluarán este reporte para determinar tu solvencia y capacidad de pago.

Si tienes una puntuación crediticia baja, podría resultar afectada tu solicitud o las condiciones del préstamo pueden ser menos favorables. Si cuentas con un puntaje arriba de 660, la gran mayoría de las instituciones financieras te prestará; pero se es de 600 o menos, deberás pasar por un análisis más estricto o serás foco de financieras no bancarias, con una tasa de interés más elevada.

2. No comparar diferentes opciones

Es crucial investigar y comparar distintos créditos hipotecarios antes de tomar una decisión final. No te limites a un sólo banco, institución o bróker.

Lo más recomendable es buscar alternativas, verificar los términos y condiciones, CAT, tasas de interés, plazos, mensualidades y requisitos de cada uno. Esto te ayudará a encontrar la mejor opción que se adapte a tus necesidades y te permitirá tomar una decisión inteligente.

Recuerda considerar el tipo de trámite, si es online o presencial, la rapidez del proceso y la flexibilidad en los requisitos.

Entre las múltiples opciones, existen las entidades gubernamentales como el Infonavit, Fovissste, etc., los bancos, las fintech/proptech y las SOFOMES.

3. No calcular adecuadamente tu capacidad de pago

Haz cuentas y analiza cuánto puedes pagar mensualmente. Considera tus ingresos, gastos y otras obligaciones financieras para determinar un presupuesto realista.

No cometas el error de asumir que puedes pagar una hipoteca basándote en el monto máximo que te ofrezca la entidad financiera, esto podría llevarte a dificultades en el futuro. Piensa en tus gastos del presente y en aquellos que puedan surgir según tus planes de vida, por ejemplo, tener un hijo, comprar un automóvil, etc.

De acuerdo con las políticas de la mayoría de las instituciones financieras, debes ganar tres veces la mensualidad de tu crédito hipotecario, aproximadamente. Por ejemplo, la mensualidad aproximada para un préstamo de un millón son 10 mil. Según la regla, debes comprobar ingresos de 30 mil pesos mensuales como mínimo.

4. No ahorrar lo suficiente para el enganche y otros gastos iniciales

Además del enganche que regularmente equivale al 10 o 20% del valor del inmueble, existen otros costos asociados con la compra de una vivienda, por ejemplo, los gastos notariales. No contar con un capital inicial es un error común.

Asegúrate de tener ahorros suficientes para cubrir estos pagos y evitar problemas financieros que desequilibren tu economía. Los gastos notariales contemplan los gastos de escrituración de la casa, los honorarios del notario que realice el trámite, impuestos de adquisición y derechos de registro.

El monto se estima en el 7% del valor del inmueble en la CDMX; sin embargo, sólo es posible conocer el costo exacto luego de efectuar un avalúo sobre la propiedad.

5. No leer y comprender completamente los términos del préstamo

Si bien este no es un factor que determine el préstamo, antes de firmar cualquier documento, lee cuidadosamente todos los términos y condiciones.

Si tienes dudas, consulta a tu asesor de crédito. Recuerda que una hipoteca es una deuda a largo plazo, revisa desde un principio todas las inquietudes que tengas sobre seguros, comisiones, penalizaciones, pagos adelantados, etc.

Para asegurarte de estar bien informado, te recomendamos acercarte a una institución financiera que te brinde un asesor personalizado, con la finalidad de tener una guía durante todo el proceso.

Síguenos en Google Noticias para mantenerte enterado

ALEJANDRA LAGUNES, con visión innovadora

Descargable

No te pierdas nuestro especial: ALEJANDRA LAGUNES, con visión innovadora

Descarga gratis

Notas relacionadas