Redes sociales
Suscríbete al Newsletter
Redes sociales

Guillermo del Toro y la ministra Esquivel Mossa

Por: El Consejero 26 diciembre 2022
Compartir
Guillermo del Toro y la ministra Esquivel Mossa

El caso de la ministra Esquivel no es único por lo que podríamos enfrentarnos a una red de plagios y falsificaciones. El diario español El País publicó que existen por lo menos otras seis tesis plagiadas entre 1986 y 2010, todas dirigidas por Martha Rodríguez Ortiz.

“Las mentiras se descubren inmediatamente porque son como narices largas, visibles para todos menos para el que cuenta la mentira, y entre más las dices crecen mucho más”.

La cita es de la película Pinocchio de Guillermo del Toro y viene muy a cuento ahora que la ministra Yasmín Esquivel se encuentra en la palestra tras presuntamente haber plagiado su tesis de licenciatura allá por 1987 hecho que, de comprobarse, pondría por lo menos técnicamente en entredicho todas las resoluciones en las que ha participado generando un alud de controversias indeseables en un país tan políticamente enrarecido.

La bomba de tiempo se activó con una precisión de relojero hace poco menos de una semana luego de que se diera a conocer una investigación de Guillermo Sheridan en donde se revela que la ministra se copió no sólo el título y el índice sino el texto, incluidas faltas gramaticales, de una tesis presentada un año antes por Édgar Ulises Báez Gutiérrez, un estudiante que de plagiado está a punto de pasar a plagiario luego de que sin ningún pudor la ministra presentara una denuncia ante Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México.

Este video te puede interesar

Su argumento es que ella inició su investigación un año antes que la publicación del trabajo del mencionado estudiante. Habría que ver si efectivamente registró su trabajo en esas fechas requisito para tener validez ante la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Si en nuestro país existiera una cultura de la ética, como si la hay en muchas otras partes del mundo, la ministra tendría que solicitar una licencia para que las investigaciones se realizaran de manera transparente y sin influencia de ningún tipo.

Aquí ocurrió lo contrario, la ministra tiene poderosas razones.

A partir del próximo 2 de enero la Suprema Corte de Justicia de la Nación habrá de tener un nuevo presidente que relevará a Arturo Zaldívar y Esquivel, al igual que otros cuatro ministros, ya levantó la mano para sucederlo. Antes de que se diera a conocer este escándalo se sentía muy segura, la razón más poderosa era el apoyo presidencial que pese a los señalamientos no solo no ha menguado, sino que incluso se ha reforzado, minimizando el presunto delito haciendo recaer el peso político de este sobre los denunciantes. Esquivel ha sido fiel guardiana de los intereses del presidente frente a la Corte.

El caso de la ministra Esquivel no es único por lo que podríamos enfrentarnos a una red de plagios y falsificaciones. El diario español El País publicó que existen por lo menos otras seis tesis plagiadas entre 1986 y 2010, todas dirigidas por Martha Rodríguez Ortiz, la misma tutora que asesoró a Esquivel, más aún, existe una tercera tesis similar a la de Báez y Esquivel presentada en 1993 pero revisada por otra profesora.

¿Qué sigue? A partir de ahora iniciará su trabajo la lenta maquinaria burocrática de la UNAM que ya anunció la intervención del Comité de Integridad Académica y Científica de la Facultad de Estudios Superiores Aragón, podría pasar aún mucho tiempo para la emisión de un veredicto que podría en su caso más extremo ser la revocación del título de licenciatura de Esquivel Mossa con la consecuente pérdida de la cédula profesional, y su puesto como ministra ¿Qué ocurriría si en ese momento preside el máximo órgano judicial? ¿qué ocurriría con las determinaciones en las que hubiera participado?

“Las mentiras se descubren inmediatamente porque son como narices largas…”

Descargable

No te pierdas nuestro especial: ALTAGRACIA Gómez Sierra

Descarga gratis

Notas relacionadas